Obras de Teatro Infantiles, cómicas, para niños, jóvenes y adultos

El Hotel Venidorm

2 comentarios
Hoy compartimos una linda Obra de Teatro titulada "El Hotel Venidorm" escrita por Felipe Curiel (Ya pueden ver su biografía), y por el contenido es más teatro para jovenes/adultos, la misma esta pensada para 10 personajes pero la pueden adaptar a sus necesidades suprimiendo algunos o cambiándoles de sexo. Ejecutada la misma transcurre entre 20 y 30 minutos, por lo cual la hace ideal para iniciados en la actuación.

Titulo: El Hotel Venidorm
Autor: Felipe Curiel
Personajes: Anastasio, Vendedor Eliodora, Vendedora Pomponia, Recepcionista Rómulo, Botones Horacia, Jefa de Relaciones Públicas Pánfila, Gerente de Ventas Briggitte, Chica Fresa Heidi, Chica Fresa Pongo Chong, Herpetólogo Japonés Kumiko Lin, Esposa de Pongo Chong.

Primer Acto:
Oficina de Ventas del Hotel. Podemos ver los afiches que indican los paquetes y promociones que el hotel ofrece a los distintos perfiles de clientes. En el escritorio se ve el teléfono, una lap top y un arreglo de flores. Entran la Gerente de Ventas, Pánfila, y el Nuevo Empleado de Ventas, Anastasio
Pánfila: Este es tu nuevo lugar de trabajo: La oficina de Ventas del Hotel.

Anastasio: Pero que bonitas flores, hasta motivan a uno a trabajar.
Pánfila: Aquí en el hotel “Venidorm” siempre procuramos el bienestar de los empleados.
Anastasio: (Burlándose) “Venidorm”
Pánfila: Bueno ya, de qué te ríes, cada que digo el nombre del hotel sueltas a reír.
Anastasio: Pues es que... “Venidorm”, suena como nombre de motel.
Pánfila: No confundas, Anastasio. Venidorm se deriva de “Ven” y “duerme”
Anastasio: Deberían de aclararle eso a los clientes.
Pánfila: No andes queriendo hacer la tarea del encargado de merca, tú sólo tienes que vender. ¿Si te aprendiste toda la información de las promociones y las políticas de venta?
Anastasio: Clarines, Jefa. Usted no se preocupe.
Pánfila: Bueno, por cualquier cosa, aquí tienes los afiches con los servicios y precios, y tu compañera no debe de tardar.
Anastasio: Ya rugió, mi león.
Pánfila: Anastasio... no vayas a decirles esas cosas a los clientes.
Anastasio: Entendido.
Pánfila: Siéntete como en casa, bienvenido al hotel “Venidorm” (Anastasio se ríe) y ya deja de reírte.
Pánfila sale de la oficina. Anastasio se queda viendo la oficina y saca una vela aromática para ponerla en el escritorio. Entra su compañera de trabajo, Eliodora.
Eliodora: (Hablando súper rápido) Hola, ¿tú eres el nuevo?, Soy Eliodora, tu compañera de trabajo, mucho gusto, bienvenido al hotel, vamos a ser muy buenos compañeros...
Anastasio: Calmantes montes, no me hables tan rápido.
Eliodora: (Apenada, habla normal) Perdón... es que, cuando me pongo nerviosa comienzo a hablar muy rápido.
Anastasio: ¿Y por qué tan nerviosa?
Eliodora: Es que, nunca había tenido un compañero aquí en la oficina.
Anastasio: ¿En serio? Es la primera vez que alguien trabaja aquí.
Eliodora: Nunca habíamos tenido tanta demanda, pero ahora que ya tenemos muchas reservaciones, decidieron contratar a alguien nuevo y... aquí estás.
Anastasio: ¿Cuánto tiempo llevas trabajando aquí?
Eliodora: Cinco años. Me gusta hablar con la gente.
Anastasio: A mí me pone nervioso.
Eliodora: No, no te pongas nervioso. No pasa nada.
Anastasio: Oye, pero esta oficina se ve muy poco equipada. Además, sólo hay un teléfono.
Eliodora: ¿No te dijeron lo que tenías que hacer en el puesto?
Anastasio: Pues sí, me dijeron que iba a estar en el departamento de ventas.
Eliodora: ¿Y te explicaron los procedimientos?
Anastasio: No, pero pues lo normal es que te sientes y comiences a hablar por teléfono con los huéspedes para venderles.
Eliodora: Bueno, es que aquí hacemos las cosas un poquito diferentes.
Anastasio: ¿Qué tan diferentes?
Eliodora: Bueno, pues es que el gerente del hotel antes estaba encargado de una cuadrilla de Tupperware y nos hace vender por cambaceo.
Anastasio: ¡¿Por cambaceo?!
Eliodora: Él dice que si acaparamos el mercado local después podremos abarcar mercados más grandes.
Anastasio: Pero ¿para qué quiere acaparar el mercado local? Los que viven aquí no son los que buscan hoteles para dormir.
Eliodora: Con razón nadie me quiere comprar los paquetes.
Anastasio: ¿No tienen huéspedes extranjeros o foráneos?
Eliodora: Pues sí, pero casi siempre se quedan porque ya no hay habitaciones en los demás hoteles.
Anastasio: Creo que su estrategia de ventas está un poquito desviada.
Eliodora: Pero el gerente dice que es mejor empezar por lo local...
Anastasio: Los locales tienen su casa, deben de buscar a los que no viven aquí... vamos intentando algo nuevo.
Eliodora: No, no, no... Tenemos que seguir los procedimientos.
Anastasio: Nada, vamos a hacer crecer este hotel.
Anastasio abre la lap top y comienza a teclear. Eliodora se alarma.
Eliodora: ¿Qué haces?
Anastasio: Voy a crear una página de internet para el hotel.
Eliodora: ¿Diseñas páginas web?
Anastasio: Ay, claro que no. Eso es de hippies. Voy a crear un perfil en Facebook.
Eliodora: Ah, pues sí. Ya todos hacen merca por Facebook.
Anastasio: (Escribiendo) Hotel Venidorm, Puerto Vallarta, ¿cuál es nuestro teléfono?
Eliodora: Este de aquí (señala el teléfono)
Anastasio: El número telefónico.
Eliodora: Ah, es 22 6 80 80
Anastasio: (Continua escribiendo) El mejor hotel de Puerto Vallarta.
Eliodora: ¿Y sí va a funcionar?
Anastasio: Claro que sí, mira... ya tenemos un “me gusta”
Eliodora: Tú sí que eres todo un experto en ventas.
Anastasio: Claro, es de familia, mi mamá vende Avon.
Suena el teléfono.
Eliodora: ¡Fuego!
Anastasio: No es la alarma, es el teléfono.
Eliodora: Ah, es que nunca había sonado.
Anastasio: Contesta.
Eliodora: Tú eres el que sabe de estas cosas, contesta tú.
Anastasio contesta el teléfono. A un lado del escenario aparecenBriggitte, con lentes oscuros y una paleta De La Rosa, es quien está llamando por teléfono; y Heidi, su amiga.
Anastasio: Hotel Venidorm, el mejor hotel de Puerto Vallarta. ¿En qué puedo servirle?
Briggitte: (Fresa) Holis, quería hacer una reservación para mi grupo de amigas.
Anastasio: ¿Cuántas amigas vienen con usted?
Briggitte: Somos ocho amigas.
Anastasio: ¿Y están guapas?
Eliodora: ¿Qué quiere?
Anastasio: Es una señorita, quiere hacer una reservación para un grupo.
Eliodora: ¿Cuántas son?
Anastasio: Dice que son 8, con ella 9
Eliodora: Uy no, la política es que para reservaciones de grupos deben de ser por lo menos 10.
Anastasio: Pero están bien bonitas.
Eliodora: ¿Y tú cómo sabes?
Anastasio: Le dieron “me gusta” a la página, y salió su foto. Mira: Briggite López. Heidi Van der Heisen. Deben ser griegas
Eliodora: No importa, tienen que ser 10, que inviten a alguien más.
Briggitte: ¿Aló? Sigue aquí.
Heidi: Ya te ha de haber colgado, mejor llama al otro hotel
Anastasio: Disculpe, señorita, aquí sigo. Me decía que son 8 sus compañeras.
Briggitte: Sí. Así es.
Anastasio: Disculpa, primor. Pero es que para reservarte como grupo tienen que ser por lo menos 10 personas.
Briggitte: Ash, me choca. Vamos a tener que invitar a mi primo. Todas van en plan de solteronas y se van a andar de ofrecidas con él.
Heidi: Yo no andaría de ofrecida con él.
Briggitte: Pues claro que no, tú ya te enredaste con él cuando fuimos a Playa del Carmen.
Heidi: No fue mi culpa.
Briggitte: No, yo creo que no podremos invitar a mi primo.
Anastasio: En ese caso, podría ofrecerle un mejor plan.
Briggitte: ¿Nos va a reservar para 9 personas?
Anastasio: No, mejor yo me incluyo a su grupo.
Eliodora: Ey, no estés de pelado.
Briggitte: ¿Es en serio?
Heidi: ¿Qué dijo?
Briggitte: Espérate, ya vamos a hacer trato. A ver, dígame.
Anastasio: Es más, para que vea, le hago un descuento del 40% por ser “familiares de empleados”
Briggitte: ¿Y nos va a incluir barra libre?
Anastasio: Se las doy todo el día.(Eliodora se escandaliza)
Briggitte: ¿Y el buffete?
Anastasio: Podrán tener todo lo que quieran (Eliodora se escandaliza aún más)
Eliodora: ¡Oye! No andes de pelado (le da un golpe a Anastasio).
Briggitte: Entonces, trato hecho. Reservamos para el próximo fin de semana.
Anastasio: Nos vemos, Briggitte (lo dice con dulzura). Besos.
Briggitte: Chao. XOXO.
Heidi: ¡Bye!
Termina llamada telefónica. Briggitte y Heidi salen.
Eliodora: ¿Qué hiciste?
Anastasio: Una reservación para grupos.
Eliodora: Pero no puedes hospedarte con los clientes.
Anastasio: Son familiares.
Eliodora: ¿Y ese descuento? El gerente nos va a regañar.
Anastasio: No tiene por qué enterarse.
Eliodora: (Empieza a hablar rápidamente) Nos van a echar a la calle, perderé mi trabajo, ya no tendré cómo mantener a mis hijos, les dará hambre y terminarán vendiendo chicles en las esquinas, hasta que un huracán venga y...
Anastasio: Calmantes montes, Eliodora. Mejor ve al baño y relájate.
Eliodora: (Tranquilizándose) Sí, mejor voy al baño. El jefe nos va a matar...
Sale Eliodora, mientras Anastasio se queda revisando las fotos de Briggitte en el Facebook.Suena el teléfono nuevamente.
Anastasio: Achis, dos llamadas en un ratito. Esto del Facebook es muy efectivo.
Anastasio contesta el teléfono. En el escenario aparece Pongo Chong, algo despeinado y con acento chino/japonés.
Anastasio: Hotel Venidorm, el mejor hotel de Puerto Vallarta. ¿En qué puedo servirle?
Pongo: Llama el Doctor Pongo Chong, del Consejo Internacional de Herpetología.
Anastasio: (Entre risas) Dígame, “Pongo Chong”, ¿qué puedo hacer por usted?
Pongo: Llamaba para verificar la reservación que hicimos la semana pasada para el Congreso  que haremos ahí en su hotel.
Anastasio: Ah, claro. Permítame. Me “Pongo” a buscar su reservación. (Ríe)
Pongo: Salud.
Anastasio: ¿Perdón?
Pongo: ¿No estornudó?
Anastasio: No, yo estaba... no importa. Permítame.
Anastasio busca en el escritorio la reservación, Pongo espera en el teléfono.
Anastasio: ¿Cómo me dijo que se llama su evento?
Pongo: Congreso Internacional de Herpetología.
Anastasio: (Se asusta) ¡Herpetología! o sea que ¿todos tienen herpes?
Pongo: No, no, se está confundiendo.
Anastasio: No invente, yo no quiero tener a un montón de “herpetólogos” cerca de mí. ¿Qué tal si me contagian?
Pongo: No, señor. La herpetología es el estudio de los anfibios y reptiles.
Anastasio: Ah, me hubiera dicho antes de asustarme, ya le iba a colgar.
Pongo: ¿Sí encontró la reservación?
Anastasio no encuentra ningún documento por el escritorio. Finge que ya la ha encontrado y a partir de aquí empieza a mentir a Pongo.
Anastasio: Sí, aquí la tengo.
Pongo: ¿Y bien?
Anastasio: ¿Qué? Ya le dije que sí la tengo.
Pongo: Quedaron de confirmarme los servicios, precios y las cortesías que nos iban a dar.
Anastasio: Ah, claro. ¿Me da un minuto?
Pongo: Es llamada de larga distancia.
Anastasio voltea a ver los afiches de los paquetes, pero no ve ninguno que diga algo sobre Convenciones y Congresos.
Anastasio: (Para sí mismo) Chin, no me dejaron la información de las convenciones. ¿Ahora qué hago?... (Mira alrededor, se asoma a ver si viene Eliodora, por fin encuentra una hoja que dice “Convenciones y Congresos”)
Pongo: ¿Señor?
Anastasio: Perdone, estaba, verificando en mi sistema su reservación.
Pongo: ¿Será este fin de semana?
Anastasio: Claro, todo el fin de semana.
Pongo: ¿Y el precio por el paquete en cuánto quedó?
Anastasio: (Leyendo) Está en $16,666 pesos.
Pongo: ¿De verdad?
Anastasio: Sí, eso es lo que dice.
Pongo: La última vez me cobraban más.
Anastasio: Supongo que cambiaron de opinión.
Pongo: ¿Incluye el coffe break?
Anastasio: Sí, lo incluye.
Pongo: ¿Y el servicio de banquete?
Anastasio: También.
Pongo: ¿Estás seguro?
Anastasio: Sí... bueno, no.
Pongo: ¿Sí o no?
Anastasio: Sí y también le vamos a dar (nervioso)... un coctel de bienvenida.
Pongo: Pero yo no había pedido nada de eso.
Anastasio: ¿Ah no?
Pongo: Creo que no.
Anastasio: Pues fíjese que sí, aquí dice que sí.
Pongo: Bueno, gracias. En cuanto a las habitaciones...
Anastasio: Le doy 30 de cortesía.
Pongo: ¿30?
Anastasio: Sí, 30. ¿Le parece bien?
Pongo: Muy bien. Bueno, entonces le mandaré los publicitarios mañana...
Anastasio: No, no se preocupe. También se los regalamos aquí.
Pongo: Bueno, ¿ahí tiene el nombre de congreso, verdad?
Anastasio: Sí, aquí en su reservación dice todo.
Pongo: Perfecto, pues muchas gracias. Nos vemos el viernes.
Pongo Chong cuelga y sale. Anastasio se limpia el sudor de la frente y Eliodora regresa del baño.
Eliodora: ¿Por qué estás sudando tanto? No me digas que sigues viendo las fotos de las griegas.
Anastasio: No, no, no es eso. Es que, acabo de colgar con un tal Pongo Chong.
Eliodora: ¿Qué te dijo?
Anastasio: Pues algo del congreso que iba a haber aquí en el hotel.
Eliodora: ¿Congreso de qué?
Anastasio: De Herpetología.
Eliodora: ¡Qué miedo! Yo no me quiero contagiar de herpes.
Anastasio: No seas tonta, herpetólogo es el que estudia las serpientes.
Eliodora: (Recordando) Ah, ya recordé, el jefe me dijo algo de ellos.
Anastasio: Pues llamaron para confirmar la reservación.
Eliodora: ¿Encontraste la hoja de su reservación?
Anastasio: Claro, aquí la tengo. Le dije que costaba $16,666 y que tenía 30 habitaciones de cortesía. Además le ofrecí coctel de bienvenida y sus publicitarios para amarrar el trato.
Eliodora: ¡Ahora sí nos va a matar el jefe!
Anastasio: ¿Ahora por qué?
Eliodora: Estás agarrando la hoja al revés. Aquí dice que el precio es de $99,991. Le ofreciste 30 habitaciones de cortesía y sólo hay 40 en el hotel. Y con el precio que les ofreciste, no nos va a alcanzar ni para poner shampoo en los cuartos.
Anastasio: ¿En serio?
Eliodora: (Hablando rápidamente) Ay Jesús, por favor no dejes que me corran, no quiero quedarme sin trabajo y tener que vender chicles en la calle, voy a terminar saliendo en el programa de Laura y me van a dar un carrito sandwichero y yo soy alérgica al pan de caja, voy a morir por una intoxicación...
Anastasio: Bájale al drama y mejor vámonos a hacer el cambaceo.
Anastasio jala a Eliodora fuera del escenario. Termina Primer Acto.


Puede ver el resto de la obra y descargarla en formato Word desde este enlace.

2 comentarios :

  1. Me encanto, es justo lo que buscaba para presentar en mi escuela, no olvidare el credito para el señor Felipe Curiel y les mandare fotos

    ResponderEliminar